Los calambres musculares son espasmos repentinos e involuntarios en los músculos. Estos provocan fuertes molestias y dolores, pero son muy comunes, especialmente durante el deporte o durante la noche.

Durante el momento del calambre, se suele notar un bulto rígido y agarrotado, acompañado de dolor. Esta dolencia puede durar desde unos segundos hasta minutos, en pocas ocasiones el músculo se queda afectado durante horas, aunque puede llegar a pasar.

Te contamos todo sobre los calambres musculares a continuación.

Causas

Las causas por la que se ocasionan calambres musculares pueden ser numerosas:

  • Sobrecarga muscular: es una de las causas más comunes y ocurre especialmente durante la práctica de ejercicio físico cuando se fuerza demasiado un músculo.
  • Trabajos físicos duros.
  • Mantener la misma posición durante un período largo: por esta razón, en ocasiones se tienen calambres mientras dormimos.
  • Deshidratación: al no tener suficiente líquido, los músculos no se contraen ni se relajan correctamente. Por eso, hacer ejercicio en lugares muy cálidos, favorece la aparición de calambres musculares.
  • Deficiencia nutricional.
  • Bajos niveles de vitaminas y minerales.
  • El embarazo.
  • Insuficiente suministro de sangre.
  • Algunas enfermedades como la diabetes, trastornos nerviosos, tiroides, etc.
  • Algunos medicamentos.

Por estas razones, las personas más propensas a sufrir de calambres musculares, son:

  • Personas que practican deporte de manera regular.
  • Personas que no se hidratan correctamente.
  • Deportistas de élite.
  • Personas con sobrepeso.
  • Personas mayores.
  • Mujeres embarazadas.

calambre muscular

Síntomas y consecuencias

Los calambres musculares producen fuertes molestias, produciendo contracciones en los músculos de manera repentina y de forma brusca. Los calambres suelen durar poco tiempo y acaban cediendo al estirar el músculo. 

Las zonas del cuerpo donde es más común tener este tipo de dolores, son:

  • Piernas.
  • Gemelos.
  • Entrepiernas.

Estas dolencias repentinas, por lo general, no llevan a complicaciones mayores, a no ser que se realicen movimientos perjudiciales para el músculo. Debes prestar especial atención en los siguientes casos:

  • Molestia demasiado intensa y duradera.
  • Hinchazón.
  • Enrojecimiento o cambios en la piel.
  • Debilidad muscular.
  • Los calambres se producen muy a menudo.
  • Si tomas precauciones y aun así no cesan los calambres.

Cómo aliviar los calambres musculares

Si no hemos prevenido y surgen los calambres musculares, estos son algunos consejos para actuar ante estas dolencias:

  • Realiza estiramientos de manera suave.
  • Masajea la zona.
  • Aplica calor o frío.

Cómo prevenir los calambres musculares

La prevención siempre es el mejor tratamiento. Se puede prevenir de esta manera:

  • Hidratación antes, durante y después del entrenamiento.
  • Entrenamiento de manera gradual. 
  • Estirar antes y después de entrenar.
  • Deja que tus músculos descansen.
  • Utiliza el calzado adecuado.
  • Si eres deportista, incluye en tu dieta suplementos deportivos como las proteínas, pre- entrenos, bcaa´s, etc. Los suplementos aportan a nuestro organismo los nutrientes necesarios para mejorar nuestros entrenamientos y evitar los calambres musculares.

calambre muscular

Te puede interesar

Artículos similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar